Blog, Fortalezas, Noticias, Talentos y Fortalezas, Wakku

¿Ser bueno es malo?

Hagamos un experimento rápido y sencillo:

  • Trate por un momento de identificar sus fortalezas.
  • Ahora trate de identificar sus debilidades.

En la mayoría de los casos cuando hacemos este ejercicio, a los participantes se les dificulta hacer un recuento de sus fortalezas, mientras que por el contrario son completamente conscientes de sus debilidades. Pareciera que estuviéramos condicionados a ver las cosas malas con mayor facilidad que las cosas buenas.


Y es que históricamente tanto la escuela, el trabajo e incluso la ciencia se ha enfocado principalmente en resaltar todo aquello que no está bien para mejorarlo, en identificar el error para corregirlo y en señalar los puntos débiles para modificarlos. Sin embargo no se hace ningún esfuerzo por reforzar las cosas positivas, pareciera adicionalmente que traerlas a la mesa es algo irrelevante e incluso fuera de lugar. Es como si ser bueno fuera malo.

De hecho científicos como Hill y colaboradores, han descubierto que sólo un tercio de la población puede identificar cuáles son sus fortalezas.  Aún no nos hemos dado cuenta que los talentos y las fortalezas constituyen la materia prima que en combinación con destrezas y conocimientos hacen que los individuos y las organizaciones a las que pertenecen puedan desarrollar todo su potencial posible y ser la mejor versión de ellos mismos.

Sin embargo y a raíz de esta situación, en la que se le da más importancia a lo negativo que a lo positivo, la ciencia moderna ha comenzado a fijarse en los aspectos que hacen a las personas y las sociedades prosperar desde sus puntos fuertes. Es así como nace la psicología positiva y se empieza a generar un nuevo enfoque hacia lo que está bien y lo que hace a los individuos únicos y maravillosos y es en este marco que toma fuerza toda la teoría sobre talentos y fortalezas. Estos investigadores refutan que ser bueno es malo y por el contrario refuerzan que ser bueno es bueno y que además ayuda a multiplicar la felicidad.

Algunos de los beneficios que experimentan las personas que utilizan de forma consciente y constante sus talentos y fortalezas son los siguientes:


  • Experimentan bienestar, sienten emociones positivas, mejoran las relaciones interpersonales, aumentan la sensación de tener un propósito, y la sensación de satisfacción con los resultados que uno obtiene.2
  • Aumentan su felicidad, disminuyen la depresión, mejoran la salud mental y aumentan  los sentimientos de esperanza, optimismo y satisfacción con la vida.3
  • Aumentan su energía y sus niveles de vitalidad. 4
  • Encuentran significado y propósito en el trabajo.5
  • Mejoran el manejo del estrés en el trabajo y desarrollan de resistencia hacia él. Se ha encontrado que el desarrollo de las fortalezas de la bondad, la inteligencia social, el autocontrol y la perspectiva, influyen positivamente contra los efectos del estrés.6
  • Mejoran la productividad laboral y la atención a los detalles. También aumentan el compromiso, la vitalidad, la concentración, la pasión armoniosa y la satisfacción del trabajo.7

Existen muchas herramientas para identificar nuestros talentos y fortalezas, una de ellas es test de “Fortalezas del Carácter VÍA” que revela los aspectos de nuestra personalidad que más hemos desarrollado. La otra herramienta es el test de “StrengthFinder 2.0” que muestra nuestros talentos innatos. La primera herramienta es gratuita y la segunda debe comprarse en línea. Una vez que somos conscientes de nuestros puntos fuertes es importante ponerlos en acción a través de estrategias que nos permitan explorar nuevas formas de desarrollarlos para multiplicar nuestra felicidad personal y laboral.


En Wakku te ayudamos a establecer estas estrategias que te permitan sacar el mayor provecho a tus fortalezas para que construyas los pilares de una vida plena. Porque si queremos darle respuesta -a la pregunta de si ser bueno es malo- la respuesta claramente es NO. Ser bueno es bueno y saberlo nos permite crecer y desarrollarnos.



REFERENCIAS:

  1. Hill, J. (2001, April). How well do we know our strengths? Paper presented at the British Psychological Society Centenary Conference, Glasgow.
  2. Hone, L. C., Jarden, A., Duncan, S., & Schofield, G. M. (2015). Flourishing in New Zealand workers: Associations with lifestyle behaviors, physical health, psychosocial, and work-related indicators. Journal of Occupational and Environmental Medicine, 57(9), 973-983.
  3. “Strength-Based Positive Interventions: Further Evidence for Their Potential in Enhancing Well-Being and Alleviating Depression”, Gander, Proyer, Ruch, Wyss (2012).
  4. “Using personal and psychological strengths leads to increases in well-being over time: A longitudinal study and the development of the strengths use questionnaire”, Wood, Linley, Maltby, Kashdan, Hurling (2011).
  5. “When the job is a calling: The role of applying one’s signature strengths at work”, Harzer.
  6. “The relationships of character strengths with coping, work-related stress, and job satisfaction”, Harzer, Ruch (2015).
  7. “From strengths use to work performance: The role of harmonious passion, subjective vitality, and concentration”, Dubreuil, Forest, Courcy (2014).

Author


Avatar